Declaración de transparencia de la Ley sobre la esclavitud moderna

Introducción

La esclavitud, el trabajo forzado y la trata de personas afectan a todas las regiones y sectores, y la Organización Internacional del Trabajo estima que 21 millones de personas son víctimas del trabajo forzado en todo el mundo.

Hunter Boot Limited y las correspondientes empresas de su grupo (“Hunter”) tienen el compromiso de respetar y proteger los derechos humanos de todos los trabajadores en su cadena de suministro y en sus operaciones. No aceptamos ninguna forma de esclavitud moderna ni trata de personas en nuestra actividad o nuestra cadena de suministro.

Esta declaración se publica de acuerdo con la Ley británica sobre esclavitud moderna de 2015 (Modern Slavery Act 2015.). En ella, se explican la medidas que adoptamos para evitar la esclavitud moderna en nuestra actividad y en nuestra cadena de suministro durante el año que finalizó el 31 de diciembre de 2016.

Nuestra actividad

Fundada en 1856, Hunter es una innovadora marca de origen británico reconocida por sus emblemáticas botas Original. Contamos con dos órdenes reales concedidas por la Casa Real Británica para S. M. la Reina y el Duque de Edimburgo. Diseñamos una amplia variedad de productos, incluyendo calzado, prendas de exterior, bolsos y accesorios.

Somos una empresa privada con dos accionistas principales. La empresa de capital privado Searchlight Capital Partners cuenta con la mayoría de nuestras acciones desde 2012. Pentland Group, la empresa mundial de gestión de marcas deportivas y de moda, es accionista desde 2007.

Hunter tiene su sede central en el Reino Unido, con oficinas en Londres, Edimburgo, Nueva York, Shenzhen, Tokio y Dusseldorf. Tenemos en propiedad y operamos dos tiendas en el Reino Unido, dos en Japón y una en los EE. UU. Contamos con más de 270 empleados.

Diseñamos nuestros productos dos veces al año: para la temporada de primavera-verano y la temporada de otoño-invierno. Nuestros productos están desarrollados por nuestros equipos del Reino Unido y China, se fabrican en las instalaciones de proveedores mundiales y se envían a centros de distribución externos en el Reino Unido, EE. UU., Canadá y Japón. Nuestro negocio vende productos en todo el mundo a través de una red de distribuidores y agentes cuidadosamente seleccionados, y vendemos directamente a los clientes a través de nuestras tiendas minoristas y nuestros sitios web de comercio electrónico.

Nuestra cadena de suministro

Contamos con dos categorías principales de proveedores:

  • Proveedores de producción que participan en la adquisición de las materias y la fabricación de nuestros productos.
  • Proveedores de logística y operaciones que prestan servicios como el envío o transporte, el almacenamiento o la limpieza de nuestras oficinas.

Nuestros productos se fabrican en 32 instalaciones ubicadas en China, Vietnam, Reino Unido, Italia, Turquía, India e Indonesia. Estos son nuestros proveedores de producción de primer nivel, con los que mantenemos una relación contractual directa. En estas fábricas, aproximadamente 9000 trabajadores participan en la fabricación de nuestros productos.

Los proveedores de segundo nivel proporcionan la materia prima, los componentes y los servicios utilizados para fabricar nuestros productos. Esto incluye las plantaciones para el suministro de caucho, los proveedores de componentes, las fábricas de tejidos, las empresas de lavandería, las empresas de impresión y las empresas de embalaje. La mayoría de los proveedores de segundo nivel están contratados directamente por los proveedores de primer nivel a través de un agente. Solo mantenemos una relación contractual directa con un reducido número de proveedores de segundo nivel.

Nuestro Código de conducta y nuestras principales políticas

Nuestro Código de conducta establece los principios que esperamos que nuestros proveedores de primer nivel cumplan en cuanto a derechos humanos y condiciones de trabajo seguras y justas. Está basado en las normas internacionales, incluyendo las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo. Especifica nuestro requisito de que el trabajo sea de libre elección. Los proveedores de primer nivel no deben utilizar a trabajadores forzados u obligados, trabajo carcelario no voluntario ni los trabajadores tendrán que dejar bajo custodia del empleador depósitos, documentos de identidad u otros tipos de garantías, y serán libres de abandonar el trabajo tras una notificación razonable. Nuestro Código de conducta está disponible en el idioma local de todos los países en los que tenemos a proveedores de producción de primer nivel.

También tenemos diversas políticas que respaldan nuestro Código de conducta. Entre ellas, se incluyen nuestra Política de subcontratación, la cual obliga a los proveedores de primer nivel a solicitar la aprobación de Hunter en los procesos de subcontratación y revelar la información de sus proveedores de nivel dos cuando se solicite. Nuestra Política de transparencia en las auditorías obliga a las fábricas a compartir con Hunter todos los registros originales y completos durante las auditorías de comercio ético.

Nuestras políticas de comercio ético, incluyendo el Código de conducta, la Política de subcontratación y la Política de transparencia en las auditorías, se integran en nuestros acuerdos legales de fabricación (o contratos de proveedores), manuales para proveedores y documentos de programación de auditorías. Los proveedores de primer nivel están obligados a cumplir los estándares que incluimos en nuestras políticas de comercio ético y mantener un registro adecuado para demostrar dicho cumplimiento.

Asimismo, contamos con varias políticas destinadas a proteger y fomentar los derechos humanos de nuestros empleados. Esto incluye el Código de ética y políticas relativas a la igualdad de oportunidades y la dignidad laboral, la prevención de la intimidación y acoso, la salud y seguridad, las bajas por maternidad/paternidad, directrices sobre el tiempo de trabajo y la denuncia de irregularidades.

Procedimientos de gobernanza

Los derechos humanos, y con ellos la esclavitud moderna, se incluyen en nuestros procedimientos de gobernanza y nuestro programa de comercio ético. Tanto nuestra Junta como nuestros principales accionistas evalúan periódicamente los riesgos medioambientales, sociales y de gobernanza del negocio, incluyendo los riesgos para los derechos humanos y los riesgos de esclavitud moderna en nuestra cadena de suministro. La Junta revisa nuestro progreso cada tres meses, incluyendo los casos importantes de incumplimiento de nuestras políticas de comercio ético y las medidas tomadas para abordarlos.

Nuestro director de responsabilidad corporativa es el encargado de gestionar diariamente los problemas de comercio ético. Cuando evaluamos el rendimiento de las fábricas, nuestro proceso de revisión de proveedores integra las consideraciones sobre comercio ético, así como asuntos como el precio, la calidad y la fiabilidad. Nuestros equipos de responsabilidad corporativa, adquisiciones, garantía de calidad y producción se reúnen mensualmente para revisar el rendimiento de los proveedores y debatir los asuntos relacionados con el comercio ético. Los asuntos críticos que se identifican en nuestros proveedores se comunican al director de operaciones globales cada dos semanas.

Evaluación del riesgo de esclavitud moderna

Hemos sometido a nuestras propias operaciones y a nuestros proveedores de primer nivel a una evaluación de riesgos interna. En base a esta evaluación, consideramos que el riesgo de que se produzca esclavitud moderna en nuestra plantilla es muy bajo. Existe un mayor riesgo de que se produzca esclavitud moderna en nuestra cadena de suministro. Hemos evaluado este riesgo considerando factores como el tipo de producto o el servicio prestado y la ubicación geográfica de los proveedores.

Hemos identificado varios factores de posible riesgo de esclavitud moderna, entre los que se incluyen:

  • El uso de trabajadores inmigrantes, en concreto trabajadores inmigrantes extranjeros que pueden ser más vulnerables a condiciones laborales no igualitarias, prácticas de reclutamiento engañosas o coercitivas (como la trata de personas), servidumbre por deuda y restricciones de movimiento.
  • Empresas con registros incompletos o inexactos que pueden ser indicadores de retención del salario u obligación de trabajar más horas de las acordadas; y
  • Malas prácticas de recursos humanos, como la ausencia de políticas y procedimientos transparentes.

Consideramos que existe un mayor riesgo de que se produzca esclavitud moderna entre los proveedores de segundo nivel con una gestión de recursos humanos y sistemas de reclutamiento mucho menos desarrollados. Estos proveedores suelen ser pequeños negocios que anteriormente pueden no haber estado expuestos a los requisitos de comercio ético de grandes marcas mundiales como Hunter. También hemos identificado a proveedores de materias primas, como plantaciones de caucho, como actores con mayor riesgo de esclavitud moderna.

Diligencia debida y auditorías a proveedores

Tratamos de seleccionar a proveedores de primer nivel que demuestren un compromiso verdadero con nuestras normas éticas y colaboramos con los proveedores de primer nivel para mejorar las prácticas de nuestra cadena de suministro.

Las comprobaciones de diligencia debida frente a la esclavitud moderna están integradas en nuestro programa de comercio ético, incluyendo los requisitos contractuales y las auditorías periódicas. Nuestro programa de comercio ético se centra actualmente en nuestros proveedores de producción de primer nivel, los cuales representan la mayor parte de nuestro gasto y son los que están más estrechamente asociados a nuestra marca. Buscamos ampliar este punto de atención para garantizar que no haya presencia de esclavitud y trata de personas en nuestra cadena de suministro, con independencia del posible impacto que pueda tener en nuestra marca.

Todos nuestros proveedores de producción de primer nivel deben cumplir las normas básicas de nuestro Código de conducta antes de que comencemos a colaborar con ellos. No nos ponemos en contacto con proveedores que hayan mostrado incumplimientos importantes de nuestro Código de conducta, como el uso de mano de obra infantil o la esclavitud moderna. Nos reunimos con nuestros posibles nuevos proveedores para explicarles nuestros requisitos en materia de comercio ético y encargamos una auditoría externa independiente para confirmar el cumplimiento de nuestro Código de conducta antes de firmar el contrato.

Sometemos a auditorías externas a todos nuestros proveedores de producción de primer nivel al menos una vez al año para confirmar que siguen cumpliendo nuestras normas. Colaboramos con los proveedores para mejorar las normas cuando es necesario mediante la formación y la mediación.

Puesto que sabemos que los riesgos contra los derechos humanos pueden aumentar conforme se profundiza en la cadena de suministro, hemos creado un mapa de nuestra cadena de suministro de producción de segundo nivel para identificar a nuestros principales proveedores de segundo nivel. Entre estos, se incluyen las plantaciones de caucho, las instalaciones que fabrican los componentes utilizados en nuestras botas Original, los proveedores que fabrican los componentes utilizados en diversas fábricas para elaborar nuestros productos, los proveedores de tejidos y los proveedores de segundo nivel con los que mantenemos una relación empresarial directa.

Comunicamos nuestros requisitos directamente a estos proveedores de segundo nivel principales a través de visitas y auditorías externas de comercio ético. Notificamos las conclusiones de las auditorías a los proveedores de segundo nivel y a los agentes o proveedores de primer nivel relevantes para solicitarles que solucionen cualquier incumplimiento crítico o de importancia.

Hemos fortalecido aún más nuestros procedimientos en virtud de la Ley británica sobre esclavitud moderna, introduciendo una nueva metodología de auditoría de subcontrataciones para los proveedores de segundo nivel que se centra en asuntos críticos y de alto riesgo como el uso de trabajadores inmigrantes. Esta metodología se basa en los consejos de Verité (una ONG mundial que trabaja para eliminar los abusos laborales y humanos en las cadenas de suministro) y Stronger Together (una iniciativa conjunta que se centra en la esclavitud moderna y otros modos de explotación de los trabajadores), y está destinada a lograr que los proveedores se comprometan a mejorar las normas laborales.

Cuando detectamos incumplimientos de nuestras políticas, tratamos de colaborar con los proveedores para mejorar estas normas. Esto incluye, por ejemplo, brindar apoyo experto por parte de terceros para ayudar a los proveedores a mejorar sus políticas y procedimientos. Hemos ofrecido apoyo a siete de nuestros proveedores de primer nivel y a dos proveedores de segundo nivel durante el año 2016. Utilizamos nuestras auditorías periódicas para asegurarnos de que los proveedores han solucionado los problemas identificados. Los incumplimientos graves o persistentes pueden acarrear la obligación de finalizar la relación de suministro.

Formación de nuestro personal

Formamos a nuestros empleados para que hagan suyo nuestro compromiso con el comercio ético y los derechos humanos, incluyendo el riesgo de esclavitud moderna en las cadenas de suministros. Nos esforzamos por mantener una cultura que no admite incidentes relacionados con la esclavitud y la explotación. Las nuevas incorporaciones a nuestras oficinas y tiendas de Londres, Edimburgo y Nueva York completan una sesión introductoria de una hora de duración sobre el comercio ético y los riesgos de esclavitud moderna.

Hemos incorporado una sesión de formación más exhaustiva sobre la esclavitud moderna que incluye casos prácticos, herramientas y recursos. Dicha sesión incluye los aspectos clave de una sesión piloto de formación contra la esclavitud moderna a la que acudimos, desarrollada por varias empresas de ropa, calzado y venta minorista con el apoyo de Verité. Los miembros de nuestros equipos de producción, desarrollo de productos, adquisiciones y diseño del Reino Unido (los cuales visitan periódicamente nuestras fábricas) recibieron la formación en 2016 y sesiones de actualización en 2017. Nuestro nuevo equipo de adquisiciones de Asia contratado en 2017 completó una formación contra la esclavitud moderna en el momento de su contratación.

Eficacia de nuestro enfoque

No hemos identificado ningún caso de esclavitud moderna en nuestra cadena de suministro. Hemos identificado tres casos de retención de una parte del salario y retraso en el pago de los salarios en nuestros proveedores de primer nivel. Realizamos un seguimiento inmediato de estos casos con las fábricas correspondientes y los casos de incumplimiento de nuestras políticas se subsanaron plenamente.

Seguiremos revisando la eficacia de nuestro enfoque y comunicaremos nuestros avances en futuras declaraciones.

Esta declaración ha sido aprobada por la Junta de Hunter Boot Limited.

Firmado

Vincent Wauters
Chief Executive Officer
Hunter Boot Limited
Junio de 2017